miércoles, 15 de abril de 2015

Montserbós y Miralles

Montserbós es un despoblado medieval ya desaparecido y que parece ser fue el germen del pueblo de Castissent.
Facilmente accesible desde la C-1311, en su cerro veremos dos ejemplos románicos de distintas calidades. No hay explicación todavía al por qué se dan dos templos tan cercanos.


El primero es la Ermita de les Capelles, o Mare de Deu de Montserbós, un sencillo templo románico que encuentro cerrado.


Junto al mismo aparecían al menos una docena de tumbas antropomórficas talladas en la roca de la que sólo queda una y resto de otra.

Algo más arriba se halla el Santuario de la Mare de Deu de Montserbós, de mucha mayor entidad.


El templo tenía forma de cruz latina, cosa que se conseguía adosando sendas capillas a cada lado de la nave central. Dichas capillas contaban cada una con un ábsidiolo que no sale al exterior, centrados por una ventana aspillera. Son muy reducidas yendo poco más allá del presbiterio.

El lado más entero es el de la epístola, en el resto tan sólo conserva los arranques.





Detalle de la capilla norte donde se aprecia su ventana.

Alrededor del templo quedan tímidos vestigios de las estructuras del despoblado.


No lejos de aquí, cruzando por el puente que precede a la presa de Escales, una pista asfaltada paralela a un canal nos llevará hasta la ermita de San Antonio, donde desemboca el barranco de Miralles.
La pista asciende paralela al barranco donde a partir de cierto punto entramos en una explotación ganadera privada. Encuentro una manada de vacuno suelta que evito ascendiendo por el lado escarpado del camino. Más adelante un gran grupo de colmenas señalizado junto a la pista también me sugiere que al dueño de la finca no le hace mucha gracia que la gente pasemos por "su" camino público.
Tras una hora de ascensión llego hasta otro despoblado medieval del que a pesar de tener castillo sólo se conserva la iglesia. Se trata de Santa María de Miralles.
El templo acusa seria erosión meteórica por doquier, lo que da a a pensar de lo antiguo de su abandono.
Para acabarlo de arreglar, lo han convertido en una paridera o algo así. Da pena porque muestra una cuidada ejecución arquitectónica y debió ser muy bonito.

Todos esos troncos y un cerrado metálico que no se ve en las fotos los ha añadido el dueño.


Su ábside conserva media docena de ménsulas lisas .

El lado norte se presenta totalmente ciego.

Y en el oeste una ventana cruciforme.

El interior da lástima como ya he dicho.

Crece además una gran encina dentro de la nave.

El tramo occidental del muro norte presenta estos nichos.


Teniendo Alaón tan cerca, no deja de tener cierto regusto.

Dos excursiones sencillas, la segunda no tanto, que nos llevarán a sendos miradores desde donde disfrutar del románico y de preciosas vistas sobre el cauce del Noguera Ribagorzana.

No hay comentarios: