viernes, 24 de abril de 2009

Los Aljubs

La palabra aljibe deriva del árabe, "aljub" le llaman los lugareños. Siendo una suerte de ingenio para recoger y almacenar el agua de lluvia, están presentes en toda la península en una u otra forma.
Debido a la particular orografía de esta zona abundan relativamente, tallados en la roca viva, aprovechan los estratos emergentes de piedra arenisca como captadores del líquido elemento. Aquí vemos el llamado "de la Figuereta":

Algunos lamentablemente han desaparecido a consecuencia de diversas obras de carácter civil. Otros se ven colmados, ora de tierra, ora por la vegetación. Y algunos no se ven puesto que están en el interior de propiedades privadas.
Los más grandes disponen de un decantador y escaleras para su limpieza interna.
Se ha atribuído su construcción a los árabes, aunque otras fuentes la sitúan en la Edad del Bronce nada menos.

Carentes de inteligencia no eran quienes tales construyeron, sirviéndose de la propia naturaleza para el alcance de sus fines.
En la actualidad siguen "funcionando" algunos de ellos, ejerciendo la tarea para la que fueron concebidos. Otros en deshuso llegan a rebosar los años lluviosos, formándose un pequeño ecosistema en ellos compuesto de insectos, reptiles y anfibios.
El aljub "Llong", está excavado en el centro de una placa arenisca de no demasiada inclinación, que abarca 4.500 metros cuadrados de superficie, toda una pieza.
Su longitud máxima es de 140 metros aproximadamente.

El aljibe, propiamente dicho, tiene una longitud de 33 metros, con una anchura de 7, y puede albergar, por lo bajo, 450 metros cúbicos de agua.


Para dirigir hacia el aljibe el agua que recogen las placas rocosas, se grabaron sobre ellas larguísimos canales transversales. Este es un elemento común a todos los aljibes de la zona.
En el caso del "Llong" se aprovecha también un pequeño barranco central.

Adyacente a Este aljub tenemos el llamado "de Beca", bastante más pequeño. No muy lejos estan los de "la Costa", terceros en magnitud tras los que os muestro.

Hace unos años una asociación de vecinos del pueblo inició una campaña de
recuperación y señalización de los más emblemáticos.
Podeis ver en la ortofoto del Sicpag el aljibe, cubierto de verdes juncos y haceros una idea de lo enorme de la roca y de sus dimensiones. Adjunto a su extremo izquierdo podemos ver el "de Beca":



********************************

El conjunto de los "aljubs de Pedreula", está formado por cuatro aljibes: dos aislados, y otros dos unidos a distino nivel por un canal de decantación. Su capacidad es de 50 metros cúbicos aproximadamente cada uno.
El paraje es de una absoluta tranquilidad, habiéndose habilitado algunas mesas y bancos de madera en su entorno. También están señalizadas varias especies vegetales comunes en la zona.

La impresionante placa rocosa de captación tiene 180 metros de longitud, 5.000 metros cuadrados largos de supeficie y una marcada inclinación, orientándose hacia el Sur. Por sus dimensiones, me es imposible abarcarla en una sola toma. Aquí vemos los dos primeros aljibes:

Ésta es la otra mitad de la roca, donde se ubican los otros dos aljibes ocultos por la vegetación:


****************
Aquí vemos los aljibes comunicados:

**************
Vemos aquí el primer aljibe con su escalera de acceso:

En la ortofoto del visor se aprecian claramente los cuatro aljibes, así como la enorme magnitud de la roca:

Éste es el llamado "de les Yegües", ligeramente separado de Pedreula, con una superficie de captación de 600 metros cuadrados:

Por lo general, los bellos parajes donde se ubican estas rocas colosales, se encuentran bastante limpios; quizá más por la falta de público, que por la conciencia del mismo.
Pido desde aquí el máximo respeto hacia este sólido legado aplicándonos ésta sencilla norma: "Ni traigas, ni te lleves nada".
Aquí les dejo enlace al programa Chino-Chano del 30/04/2012 de TeleAragón, donde el protagonista deja claro que se ha leído y memorizado esta entrada y la del Sifón de Albelda al menos una vez.