domingo, 3 de mayo de 2009

De aquel Argel rescatados

Cuando mi tiempo y economía me lo permiten, me doy una vuelta por el mercadillo de antigüedades. Bien, no es una vuelta núnca, es un paseo premeditado a la parada de los libros.
Allí se ofrecen en cajas sin orden ni concierto, libros a dos euros. No importa el tamaño ni su naturaleza, todos cuestan lo mismo. Allí están en aquel Argel cautivos ediciones de gran calidad junto con las de bolsillo.
Su origen es bien diverso: bibliotecas privadas y alguna pública; algunos de éllos por estrenar, otros acusan su mucho uso.
Se encuentran asimismo colecciones completas que en su día promovieron diferentes entidades.

Yo procuro ir con tiempo para repasar caja por caja y lomo por lomo; busco lo que me interesa, rarezas principalmente, en una anarquía completa de títulos y autores.
Cuando hallo algo interesante disimulo mi gran alegría interna y recojo el ejemplar, como quien libera a un cautivo; diciéndole desde mi interior: "Ya no serás más llevado y traído como cosa de poco valor expuesto a los elementos; no, ahora vendrás a casa".

El tendero ya me conoce, cuando ve que voy cargado se acerca y me muestra un lugar donde dejarlos mientras escojo alguno más.
La experiencia me ha enseñado que es vital madrugar, sino, otros se llevan las oportunidades.
Ésta mañana he llegado recién terminada la descarga, ya vigilaba desde una cafetería cercana; unas revistas han atraído mi atención, estában bajo la parada y el tendero desayunaba.
Me agacho y tiro de la caja hacia mi, él me hace un gesto de aprobación; con lo que empieza mi búsqueda que concluye con éxito.
-"¿Cuánto valen?"-le pregunto-
-"¿Cuántas van?"-contesta mordiendo su bocadillo-
-"Tres y un libro"-
-"Va, dame cinco euros"-y añade acercándose con el cambio: -"Tú sabes que valen mucho más...". Y yo le contesto con una sonrisa cómplice...

La revista Nuevo Mundo en su edición de Enero de 1915, muestra en sus páginas centrales ésta bella señorita; nótese la expresión pícara de la misma:


Como favoritos del año, en el apartado masculino tenemos al "Gallo" y a Belmonte. Maestros del toreo que no necesitan presentación.


Y en el apartado femenino tenemos la Imperio y la "Fornarina", dos artistas de gran talla de aquel tiempo:


Ya en el 1948, la revista Mundo Hispánico muestra ésta portada acorde con su nombre, por otro lado:


Se publicitan las Fallas:


Y en su sección de cine nos muestra estrellas femenínas del cine mejicano, argentino y español; en el centro una jovencísima Sarita Montiel:


Me choca la expresión cándida de algunas con la de otras bastante más "guerrera".

***********************************************************
De mientras en Cataluña...

La segunda parada a la que voy está tomada literalmente por un individuo que ha adquirido gran cantidad de "papel antiguo", veo de reojillo lo que lleva...hay buen material, lástima...
Localizo rapidamente una publicación catalana, hay varios ejemplares:1924, 1935, 1925...
-"Cuánto"-le digo al vendedor-
-A euro-dice, y los agarro todos...algunos están rotos e incompletos, voy escogiendo los mejores, pero sin soltar el fajo por nada.
El vendedor se pone algo nervioso...se ha dado cuenta que valen más y no deja de merodear...
Ya lo dicen en mi ramo:"A vender...¡y a arrepentirse!".
Por fin escojo los más enteros, están integramente escritos en catalán; dirigidos a todo tipo de público son de caríz popular sus historias.
Están ilustrados y fueron publicados largos años; teniendo por feudo propio por razones obvias de idioma a Cataluña.

Éste es de 1924:


Y éste de 1935:


Note el avispado observador, como ha cambiado la cabecera de la publicación con los años.
En la de 1924, un "payés" en actitud indolente, no carente de la socarronería habitual en los de su clase; yace sobre un moribundo dragón emulando a Sant Jordi.
El pequeño mata a la bestia.

En la de 1935 por el contrario, la imagen de la revista: el "patufet", ha cambiado de aspecto y actitud. Pasando a ser un niño(su identidad en el cuento popular), que da la mano a otros dos. Éstos, son llevados a él por sus respectivos padres.
Mas si nos fijamos veremos como uno de los padres viste traje, en contraste con el otro que viste de "payés". La diferencia de clase se remarca también en los pequeños: el del traje luce cuello cerrado mediante corbatín, el otro cuello abierto.
También acentuó el dibujante ésta diferencia en el peinado de uno del que el otro carece...
Con lo cual el "patufet" queda simbolizado como nexo de unión entre las dos clases. Y de fondo el "skyline" de Montserrat...¿no es "hermoso"?

****************************************************
De cuando se íba al cine...

Hace ya unos años en los cines se anunciában los pases mediante unos pequeños folletos: los "programas de cine". En ellos se solía mostrar el cartel de la película y a veces un sucinto resumen del argumento; junto a otras informaciones: próximos estrenos, etc.
Yo también rescato a alguno de estos pobres de los que hay grandes coleccionistas. Hay que compran(barato)y venden(caro); no voy yo a ésas paradas. Los que tengo, algunos auténticas "joyas", son heredados y de donaciones. Algunos encontrados dentro de los libros y por ahí.
Éste es uno que me encanta por lo bién que representa la expresión de los actores, grandes actores como veis:

Un guapísimo Paul Newman:


Y élla...



El público que acude a la parada de los libros, es variopinto; muchos pasan, pocos compran. De entre éstos, destacaré al que se acerca a ver cómo somos y qué "forma" tenemos los que compramos libros. Lo hace más que nada porque en su mente pre-clara no encaja el que alguien pague por un libro de segunda mano, y casi ni por uno de primera.
Tenemos también al que, haciendo rato que observa desde una esquina, se acerca con un tomo antiguo bajo el brazo a ofrecértelo por si te interesa...

Me alegra por el contrario ver que no soy el único tipo raro por aquí; alguno más veo que compra...
Cómprenlos por caridad, sáquenlos de éste absurdo cautiverio.
Pues si ellos se mueven, las ideas también lo harán.