lunes, 16 de abril de 2012

Arqueología industrial


Según la Wikipedia, y cito textualmente:
La arqueología industrial es una de las ramas más recientes de la arqueología, la cual se dedica al estudio de los sitios, los métodos y la maquinaria utilizada en el proceso industrial, especialmente tras la Revolución industrial, así como las formas de comportamiento social y hábitat derivadas de dicho proceso.
El término arqueología industrial surge en 1955 a raíz de un artículo publicado por Michael Rix de la Universidad de Birmingham en Inglaterra y va parejo al concepto de patrimonio industrial.

No da mi tiempo para dedicarme a esta actividad que en mí une el gusto puramente estético con la fascinación por los lugares abandonados.
Esta combinación ha derivado modernamente en la exploración urbana, siendo en España dignamente representada por el Club CELA y por blogs como De otro tiempo o Recurriendo al pasado.
También en esta página: Arqueología y patrimonio industrial.com paso algún rato pues son especialistas del tema.
Para un arqueólogo de sofá en piel flor esto es un paseo que no requiere ni molestar a los porteadores, así que algún pinito he hecho de lo que me ha gustado y me cae cerca.
Lo primero son unas hilaturas abandonadas que llegaron a ser visitadas por el mismísimo General Franco.
Sus naves ocupan varias hectáreas, aunque la más bonita es la primitiva y central de piedra y ladrillo.


Por dentro la cruza un canal que movía sendas turbinas generadoras de electricidad.


De la fecha que ven deben deducir que aquí han trabajado varias generaciones, dos de mi propia familia, y que este edificio es superpopular en la zona.



Abandonada a su suerte a causa de la crisis del textil, sus naves vacías de maquinaria permanecen medio a oscuras y en silencio.


La nave central tenía muchas cristaleras y el color verde era uniforme en los elementos interiores.




Aun se encuentran rodetes con restos de hilo.


Las oficinas...


...y el taller de recambios donde cuelgan abundantes correas.


Quedan dos grandes prensas como esta en los almacenes.


Y finalizo mi visita en las compuertas, por el camino encuentro estos carteles de aviso.



Sobra decir que de lo sucedido en estas instalaciones habría para escribir más de un libro.
Los que hayan participado en un proceso industrial donde interviene mucha gente estarán conmigo en que es un ámbito donde aflora lo "mejor" del ser humano, dando lugar a situaciones que mueven algunas veces a la ternura, bastantes a la indignación y muchas a la perplejidad.

Lo segundo que quiero mostrarles es una mini central o generador eléctrico construido en las primeras décadas del siglo pasado y cuya estética decó me fascinó ya siendo un adolescente cuando lo "descubrí".
Para mí tiene cierto valor sentimental pues llegué a verlo casi entero con toda su maquinaria y su parra en la fachada hace ahora ya más de veinte años...


Antes de que lo tapiasen y pintasen era precioso, se lo aseguro.


Un potente envigado sostiene la cubierta.


Y esta cenefa decorativa rodeaba la sala.



Todavía conserva su turbina, que alimentaba el mismo canal que las de las hilaturas precedentes.



Lo que desapareció hace tiempo es el gran generador cuyo diámetro superaba el metro y medio, de varias toneladas de peso en hierro y cobre. Recibía por medio de una correa frisona el movimiento de la turbina que le transmitía la gran rueda de metálica que ven bajo estas líneas.


Este sí que me da pena, rediez...

6 comentarios:

Baruk dijo...

Realmente una entrada excepcional.

Pero Rivi, no te da miedo meterte en esos sitios? si el escenario parece sacado de una de esas pelis de la triada mafiosa.

Molt bo, en serio.

**

RIVIERE dijo...

Baruk: ¿Miedo?..¿Tu has visto como está Detroit?(http://www.burbuja.info/inmobiliaria/temas-de-baja-calidad/301518-vuelo-blanco-de-detroit.html).
Luego me cuentas...
Gracias por tu comentario.
Un abrazo.

km130 dijo...

Qué lugares.

Muchas veces es más difícil conservar lo reciente que lo muy antiguo. Por aquí hay infinidad de ruinas industriales y mineras que han sido pasto de chatarreros y que ahora se empiezan a apreciar.

Un saludo y enhorabuena por el blog

Armando

Digamma dijo...

Un gran reportaje, buenas fotos y unos lugares realmente espectaculares. Es una pena que el patrimonio industrial quede tan olvidado...

¡Y muchas gracias por mencionar nuestro blog!

Un saludo desde De Otro Tiempo.

pallaferro dijo...

Lamento el retraso, pero hoy que he podido volver a leermelo con calma, sí es una entrada excepcional.

Espero no ceses de escribir entradas como esta.

Un abrazo

RIVIERE dijo...

Pallaferro: Más retrasado voy yo... Me alegro te guste, si es que algún gusto se le puede sacar al abandono...el estético en todo caso.
Gracias por tu comentario.
Un abrazo.