domingo, 9 de diciembre de 2012

Nadie en Colls

El despoblado de Colls lleva abandonado más de cuarenta años. Tras este tiempo su ruina es notable y su destrucción muy avanzada.

Las casas más grandes mantienen sus fachadas, el resto del pueblo es de una gran rusticidad en el aparejo constructivo. Una rústica belleza a la que el abandono da cierta aridez.

El paisaje es desolado, frío. De un vacío en el que apenas se hallan objetos que recuerden la presencia humana.


La mayoría de las casas se apoyan en los estratos rocosos del cerrillo.

Este pequeño pajar se conserva todavía bastante entero.
La parroquial parece que fue este pequeño templo dedicado a San Pedro y al que tomé por capilla en principio, vemos aquí sus escasos restos. 

A unos doscientos metros del pueblo, la iglesia de Nuestra Señora de Colls aparece en medio de un bosque de repoblación.
En el interior, una triste estampa me recibe.

Adjunto a la iglesia se hallaba el camposanto, del que quedan tímidos restos y una sola cruz.

Es literalmente imposible tomar imágenes del lado norte del templo, están por un lado los pinos casi pegados al mismo y por otro la maleza que lo cubre.
Se aprecian varios momentos constructivos en el templo. Es lamentable su estado y su tristísima imagen.
 Visto esto me desplazo siguiendo la pista hacia Casa Agustí, por el camino veo enfrente el despoblado de Puifel...
...el despoblado de les Senderes...
Sobra decir que el paisaje desde aquí arriba es una delicia, no en vano estamos en la Ribagorza, Aragón.
 Casa Agustí pende sobre un pequeño risco mirando al barranco de Colls.
 Muy a pesar de su sólida imagen, el interior se halla arrasado.
Dentro se ven estos depósitos de piedra.
La rodean varias dependencias de una rústica belleza que me cuesta definir.
Junto a la casa existía una capilla privada.

Un pequeño contrafuerte se adosaba a su lado norte, hasta no hace muchos años conservaba su cubierta.
Finalizo mi excursión viendo como la naturaleza tiene los colores mucho antes de que los soñemos.






Fotos: Panasonic y N95.

8 comentarios:

Cristian Laglera dijo...

Gran reportaje y bonitas imagenes, aunque tristes.
Ya tenía ganas de leerte Rubén.
Un saludo.

Faustino Calderón dijo...

Hola Ruben, me alegra que estés de vuelta. Ya echaba de menos tus fantásticos reportajes.
Como siempre en tu linea, muy bien detallados y amplitud de fotografías, aunque esta en plena zona de repoblación parece un pueblo interesante de visitar.
No lo conozco todavía.
Se ve que Casa Agusti tuvo que ser casa importante en aquellos años.
Saludos.

pallaferro dijo...

Me alegro muchísimo de esta nueva entrada tuya por varias razones:

- Porque vuelves a las andanzas. Que este "nadie" estaba a punto de aplicárselo el mismo blog.
- Porque con ello nos muestras este despoblado de Aragón, con la ermita románica de Sant Pere de Colls incluida. Una primicia tras años y años de no tener constancia en la red de su existencia.
- Y porque tú sí que eres un LINCE. "Las cosas como son!".

Felicidades y... a por muchas otras más.

Syr dijo...

No hay nada como un solomillo sangriento en el Nastasi de Lleida para ponerle las pilas a nuestro Rivi.

¡ Atención, que vuelve a la carga¡

Un abrazo

KALMA dijo...

Hola! ¡Me alegra mucho verte por aquí! Y que ya hayas retomado las andadas, un lugar... Qué puedo decir vendo tus fotos... Es tan bonito que no sé como pudo llegar a "la nada", un beso!!

lilithduerme dijo...

¡Por fin! vuelve el andarín de la nada a llenarla con su bien hacer... Saludos.

RIVIERE dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios. A ver si retomo un poco esto...
Abrazos para todos.

Anónimo dijo...

Magnifico reportaje me ha traido a la memoria que yo plantaba pinos en 1960 en la zona de la Iglesia de Colls, pero no recuerdo si habia alguna casa habitada o ya estaban todas vacias