jueves, 9 de abril de 2015

Sant Martí de les tombetes y les Esplugues


El yacimiento de Sant Martí de les tombetes lleva varias campañas de dura excavación. Que lo es por varios factores, vaya desde aquí mi más sentido reconocimiento a los que ponen sus esfuerzos en un ámbito tan ingrato.  Primero porque al lugar tan sólo se puede llegar a pie, al menos el último kilómetro, y segundo porque no hay dónde refugiarse ni dejar el material de la excavación.
Este año se han encontrado cuatro enterramientos más y se ha desbrozado la cúspide del cerrillo en este despoblado cuyos orígenes se pierden en el tiempo con testimonios de diferentes épocas. 
Aquí pueden ver la noticia: Excavación 2014
Así me decido a ir para hacer la reseña, poco más de ocho km. ida y vuelta.
El camino está señalizado saliendo de Moror, el último kilómetro conserva tramos enlosados y tallados en la roca.


Cerca de la cresta donde se situa se instaló una pasarela que salva el foso de defensa que tenían a la entrada del poblado.


Se ven varios silos excavados en la roca repartidos por el conjunto.



La necrópolis tardorromana es lo primero que vemos al llegar.


Tras élla los restos de Sant Martí, que a pesar de su forma y orientación no es románica sino posterior.



Si vamos por el sur de la cresta llegaremos a una parte del poblado pendiente de excavación. En la roca se ven numerosas entalladuras. Apoyo de las vigas de los habitáculos.



Y ahora veremos lo que ha salido a la luz tras el desbroce.



Por el lado sur ha aparecido tallada la roca con ciertas canaletas.






En el centro del cerrillo afloran los restos de una edificación con un suelo de roca relativamente plano.






Mirando hacia les tombetes.


Ya visto el faenón que se han dado aquí y esperando se publiquen pronto resultados, me dirijo a un despoblado que ya no sale ni en los mapas, muy cerca de la carretera que nos lleva a Moror. Les Esplugues estaba situado cerca de una balma y tenía cuatro casas hoy completamente destruidas, tan sólo su iglesia resiste.


Una senda a los pies de la balma asciende hacia la Mare de Deu del Roser, se ven restos de los corrales.


Un derrumbe relativamente reciente corta el camino y hay que pasar entre las rocas.



Aquí se ven los restos del primer grupo de casas de los dos en que se dividía el poblado según el Madoz.


Más corrales bajo la balma.




Una colmena en desuso.


Y los escasos restos de casa Feliçó, que parece ser fue la última en abandonarse. Algo más al este están los de casa Sebastiá, muy escasos también.



Disponían de un pequeño pozo, en el suelo se ven pedazos de una canaleta de piedra.


En poco rato llego al templo.


En el dintel vemos el año de construcción.


En su abandonado interior quedan ciertas pinturas en el altar.



Un par de caras.


Los bancos es fácil que sean los originales.


La pileta del agua bendita ha sido expoliada.



Aquí la vemos desde la parte superior de la balma, a la que se accede comodamente por una pequeña cabañera..


Desde donde hay también unas buenas vistas sobre el pantano de Terradets.




La excursión hasta Sant Martí es muy recomendable y puede hacerse hasta con niños tomando las precauciones pertinentes. Los paisajes durante todo el trayecto merecen mucho la pena y nos situarán en plena naturaleza.

No hay comentarios: