jueves, 25 de febrero de 2010

11:45 en Santa María la Mayor

La iglesia de Santa María la Mayor, es un magnífico templo de estilo gótico que preside la ciudad de Balaguer. Fue construido sobre la antigua iglesia románica de San Miguel, que a su vez fue construida sobre una anterior mezquita.
Iniciado en el año 1353 e impulsado por la condesa Cecilia de Comenges, su construcción se dilató nada menos que 205 años, pues no fue hasta el 1558 que se consagró el templo.
Los clérigos de la comunidad se trasladaron aquí en 1575. Residieron hasta entonces junto a la iglesia, parroquial interina, de San Salvador.
De dicho templo queda tímido vestigio en la parte antigua de la ciudad.
En 1710 sufrió reformas debido al movimiento de uno de los contrafuertes.
Durante la Guerra del Francés, fueron tales los daños que se pensó en levantarla de nuevo.
Fue utilizada posteriormente como cuartel y como prisión, en la Primera Guerra Carlista, y en 1881 se efectuaron trabajos de limpieza. 
Aquí la vemos desde el río.

Vista desde el Castell Formós, desde donde se aprecia su sacristía de estilo mudéjar.

Aquí podemos apreciar su campanario octogonal,y su hermano menor, llamado "del moro", que propiamente hablando es un comunidor o esconjuradero.
La sacristía está en pleno proceso de restauración. Cuenta con una capilla interna, no abierta al público, que fue utilizada como calabozo.
Su decoración se concentra en la parte alta del edificio, sobre una banda de ladrillo en esquinilla, se levanta un mirador de arquillos diáfanos de doble rosca, unidos por imposta corrida a nivel del arranque de los mismos.
Sobre ellos, un trabajado alero.

Las antiguas gárgolas están muy erosionadas, representan dragones. La mayoría son de factura reciente excepto alguna del lado Norte.

El campanario alberga más de seis mil kilos de metal,que dan cuerpo a siete potentes campanas, de las cuales sólo suenan cinco. Están totalmente mecanizadas, y su sistema permite crear distintas melodías.
Segun me cuenta mi amable guía, el reloj recibe la señal DCF77 del reloj atómico de Frankfurt, por lo que teoricamente su precisión es absoluta.


En la base del campanario vemos el ventanal que formó parte del ábside original románico.


Ésta es la portada más antigua de las tres que tiene el templo, comunica éste con el cementerio, totalmente adosado al muro Norte.
Ésta es la portada de poniente, bastante más moderna, cuyo intradós está decorado con trabajados motivos vegetales.

Y ésta es la entrada principal en el lado Sur. Podeis ver la planta del templo con sus abundantes capillas construídas entre los contrafuertes.

La entrada al templo es totalmente gratuita, estando permitido hacer fotografías,(a pesar del cartel de prohibición en la puerta). Tan sólo nos advierte nuestro guía que no usemos el flash con la imagen de la Virgen, norma que acatamos por respeto; a pesar de ser absurda en un templo con abundante luz artificial.
Quiero destacar que nuestro amable guía se reveló como verdadero conocedor del tema, y no fue un mero "lorito repetidor".
No nos cobró nada por su inestimable compañía y nos dió abundante información de la historia de ésta iglesia y de la ciudad.

Impresiona el templo al entrar por su grandeza. Su nave única se divide en tres tramos y su ábside en siete. Sus medidas, con 66 metros de largo, 25 de ancho y otros tantos de alto, lo convierten en uno de las mayores de Cataluña en su género.
Note el avispado observador la curvatura de la columna izquierda, donde apea el arco triunfal. Así como la asimetría de dicho lado del arco con respecto a la bóveda. Todo ello fruto del movimiento del contrafuerte, los problemas estructurales la acompañan desde antiguo.

Aparte de los cinco ventanales del ábside, dispone el templo de cinco óculos, cuatro en los laterales y uno en el hastial. En los días soleados vale la pena ver sus coloridos vitrales proyectando en la nave su luz.

Un señor de ascendencia gala que me acompaña en mi visita, me hace notar que el gótico de éste templo tiene un marcado cariz tulusino.
Se atreve incluso a afirmar que es muy probable que los que iniciaron el templo perteneciesen a ésa zona de Francia.

Vemos aquí sus altísimas bóvedas de crucería, como lo son todas las que cubren las capillas.


En las capillas del templo podemos ver una exposición permanente de reproducciones de obras de arte en torno a la figura de la Virgen María, de diferentes estilos y autorías.

El primer cuerpo del campanarío forma una capilla llamada "de la Mare de Deu", que alberga la pila bautismal.

Vemos aquí la bóveda que la cubre.

Los electricistas son una lacra para los templos que nunca nos cansaremos de denunciar.


Como puede comprobarse, el interior del templo está muy iluminado, principalmente debido a la exposición. Las capillas cuentan con varios focos alumbrando claves y capiteles.

Detalle de una capilla.

Y el confesionario.

Y llegamos hasta la virgen, situada sobre una peana tras el altar; mi guía me asegura que es original gótica, no tengo noticias de lo contrario, y como no soy especialista en el tema me guardo mis dudas.


Nuestro amable cicerone, y aprovechando que estamos solos, ha tenido la deferencia de mostrarnos la capilla interna de la sacristía; donde se celebran según nos cuenta, ceremonias de caracter íntimo y familiar.
A finales del siglo XVII, se decidió trasladar aquí, (con fines bastante oscuros), todas y cada una de las sepulturas que albergaba el templo con sus respectivas lápidas que cubren hoy día el piso.
La de la la imagen reza: Sepultura de Miguel Bonet y dels seus(y de los suyos) 1616.

 


Acabada nuestra visita y ya que estamos aquí, podemos dar un paseo por la muralla medieval, a pesar de haberse inagurado su restauración en el 2008, todavía continúan las obras.


Nótese la pronunciada inclinación.

Todos los domingos a las 11:45 las campanas de Santa María doblan durante quince minutos.
La cubierta del campanario se bovedó a fin de aumentar la resonancia.
El sonido bajo el campanario es atronador, impidendo toda conversación si no es a gritos.
Vengo muchos domingos aquí a escucharlo, por acallar un rato la mente y dejar que la invada y conmueva la vibrante y sonora melodía. Es un cuarto de hora de total abandono, que termina con las últimas notas desvaneciéndose en un eco prolongado, que se va haciendo lejano...Y después, el silencio...

4 comentarios:

KALMA dijo...

Hola Riviere! También me gusta el sonido de las campanas, aunque no tengan varias melodías. Duran ¡15 minutos! Tiene que ser atronador, es tan fuerte la "voz" de las campanas al repicar, que cuando cesa, se produce un silencio, casi diría un vacio.
Las fotos son muy buenas, me ha llamado especialmente la atención la 1ª foto del interior, se ve tan amplio, tan diáfano que bien podía ser una catedral pequeñita. Abrazos.

RIVIERE dijo...

Kalma.
Existe un grupo en Facebook,llamado "Me cisco en las campanas de Santa María",en el que se unen bastantes detractores de los 15 minutos dominicales.Lamento no pensar como ellos,en mi pueblo, las campanas son en "playback".

A mi me gustan,y claro,me gusta sostener ésas últimas notas,hasta que se hace "el vacío",y te das cuenta que ya sólo suenan en tu mente.Hala pues,hasta el domingo que viene...

Sí que es grande,sí,no lo parece pero lo es.
Gracias por tu comentario.

Un abrazo

Baruk dijo...

La foto de la muralla impresionante, aunque más debe impresionar recorrerla.

Un abrazo Rivi. Muy buen trabajo.

RIVIERE dijo...

Baruk.
Sí,es muy chula la muralla,a ver si terminan las obras ya,y se puede recorrer toda.
Gracias por tu comentario.
Un abrazo.