lunes, 22 de febrero de 2010

Nadie en Peralba

La visita a Peralba ha sido más circunstancial que buscada. Me vino de camino cuando iba a ver otros lugares.
En todo caso veremos lo poco que queda del pueblo.
Como está literalmente tomado por la vegetación, las imágenes no darán demasiada idea de él pero bueno...

Las fotografías antiguas del pueblo se reproducen con autorización expresa de los señores Baulies, titulares de un cuidado blog de eminente caracter humano y genealógico, donde se enlazan los que ostentan el apellido Baulies desde distintas partes del globo.
El camino hacia el origen de dicho apellido pasa por éste pequeño pueblo leridano, cuyo paisaje no es otro que las faldas imponentes del Montsec.

Esto era Peralba en la década de los 60.

Hoy en día se ve así la entrada del pueblo.


Desde la placeta de la iglesia, vemos el pueblo. Aunque se divide en cuatro grupos de casas, la estructura de la parte más antigua es tipicamente medieval.
Con las casas bajo la protección de una pequeña cresta rocosa, donde posiblemente se situó su castillo.La iglesia, cuya advocación era la de Santa María Magdalena, es el edificio que mejor se mantiene. Muestra varias reformas de diferentes épocas.
De nave única y ábside plano, posée sendas capillas cercanas al altar que le dan forma de cruz.
Aún así, yo creo que fue originalmente románico-tardía, más pequeña que en la actualidad. Sus "capillas" no son más que el vestigio del templo original.
Es curioso comprobar cómo en su suelo se revelan al menos, cuatro pavimentados superpuestos.
Los grafiteros en su onda incívica habitual...


La iglesia tenía tras de sí una casa muy notable, a la que se podía acceder desde una de las capillas.
Éste es un pedazo de otra gran casa que conserva todavía dos balcones.

En el interior de algunas viviendas se ven arcadas como estas.
Las casas disponían de dos plantas, animales abajo y personas arriba, como era costumbre en los pueblos agrícolas y ganaderos como es el caso.

Nótense aquí los potentes soportes en el muro y el "desagüe de tejas" al lado.

En la parte baja un grupo de casas se articulan en torno a una pequeña plaza interior que en su día pudo quizás cerrarse.

En la parte alta del pueblo se ve parte de la fortificación de la cresta.

Metido en una cueva, con la entrada reforzada por un arco, vemos la prensa del molino.

Por su situación en lo más alto del poblado, no podía moverse más que por tracción animal.

Junto al molino, vemos los restos de un antiguo "trull", depósito cuyo interior de argamasa, podía albergar aceite o vino indistintamente.

Andar por el interior del pueblo es muy complicado a día de hoy pues es una jungla; pero con un poco de paciencia se puede llegar a la cresta, donde hay unas impresionantes vistas.
Vemos aquí mejor la casa adosada a la iglesia.

Y aquí vemos unos vecinos celebrando una comunión.

Una de las casas de Peralba.



El pueblo está situado en un bello paraje de agreste naturaleza.
Su camino nos lleva hasta Santa María de Meiá, punto desde el que podemos empezar a seguir la historia de torre a torre, de castillo a castillo.

11 comentarios:

Syr dijo...

En tu línea, Rivi. Rescatas jirones de historia para gentes que nunca tendríamos el privilegio de conocer lugares como éste.

Por eso y por algo más, creo que te necesitamos. Gracias por tu trabajo

RIVIERE dijo...

Es un pueblo,o era,muy bonito.Sólo por el entorno ya vale la pena desviarse de la general.Gracias por tu comentario.
Un abrazo.

Esca dijo...

Riviere a mi me gustan los despoblados y andar por entre sus piedras,evocar mil historias de sus calles y casas ,algo tengo escrito sobre ello,pero siempre me pregunto por que desaparecieron,en el caso de Peralba,cuentanos algo de su despoblacion,
un saludo Riviere,

RIVIERE dijo...

Esca.
Las condiciones de vida en estos pueblos eran durísimas.Esto no es Segovia,los bancales son ínfimos,la cosecha,ridícula;la tierra,una ingrata a la que hay que mimar,del cielo viene el pan y también el hambre:vivían bajo un clima extremo,metidos entre montañas como quien dice.
Para vivir en ésas condiciones,casi en la autarquía;es menester que ningún individuo se desligue del núcleo familiar bajo ningún concepto,pues lo que sobra es trabajo.Faena da vivir.
Ese vínculo con "la casa",lo rompen los más jóvenes,quedando sólo los mayores en los pueblos.
Claro,las nuevas noticias de progreso,y los buenos dinerillos que se ganaban en los cinturones industriales de las ciudades,atraían mucho;y como el progreso a los pueblos,seguía sin llegar pero sus mieles sí,y con insistencia,pues...de aquí,al abandono.
Las zonas industriales emergentes,necesitaban mano de obra,trabajadores y más que eso:consumidores.
Y ya de paso se finiquitó,no sólo un modo de vida,que los que lo recuerdan,prefieren que no vuelva,(o al menos eso me dicen los abuelos del pueblo,por lo duro que era);sino también una filosofía y un "tempo" a la hora de vivir,que tampoco estaría mal que volviese...

¿Cómo iba a soportar el capital,que en un pueblo se hiciesen el aceite,el vino,la harina,el pan,etc,etc?,y encima,en plan comunitario,¡¡sin pasar por el super!!,eso,ni soñarlo.Se ponen tres supers en el pueblo,y asunto terminado.

Gracias por tu comentario,colegui.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Impresionantes las fotos en blanco y negro. Combinación del ayer y del hoy, de lo que fue y de lo que es ahora. Le has dado a Peralba su pedacito que le corresponde en el universo de internet.

Saludos.

Faustino.

RIVIERE dijo...

Muchas gracias por tu comentario,Faustino.Cerca de éste pueblo tendría tús mucha faena.
Un abrazo.

GerardGP dijo...

Molt interessant el teu BLog. Un gran descobriment. Hi ha tants pobles interessants per la Noguera. Gràcies!

Rubén Oliver dijo...

GerardGP: Me alegro le guste, gracias por su comentario. Un saludo.

Sisco Amorós dijo...

La meva àvia es deia Peralba de cognom. No coneixia aquest indret però ara segur que buscaré el moment d'anar-hi.
Felicitats pel blog.

Rubén Oliver dijo...

Sisco: Gracias por su comentario. La visita no es que sea muy recomendable, dado el deterioro y la maleza que invade el núcleo pero...bueno, yo voy a volver este otoño a saldar una "cuenta" pendiente y a admirar el paisaje que lo rodea...
Un saludo.

Paquita dijo...

Hola,
Me ha gustado mucho encontrarme con Peralba por Internet; gracias por hacerlo posible para los demás.
Mi abuelo materno era hijo adoptivo de un matrimonio de Peralba, y por esta razón mi madre siempre nos hablaba del pueblo. Mi abuelo, en cuanto pudo, más o menos, marchó a buscarse la vida, viniendo a vivir a Tàrrega. Una vez casado, también se marchó del pueblo mi misabuela, ya viuda.
No obstante, mi madre siempre tenía presente el nombre de Peralba en el recuerdo, como un algo familiar importante.
Como no podía ser de otra manera, esta pasada primavera hice una emotiva excursión al pueblo junto a mi marido, hijas y nietos. Aunque lo encontramos en deprimente estado de abandono, nos hizo mucha ilusión visitar Peralba.
Saludos cordiales,
Paquita