viernes, 2 de julio de 2010

San Esteban de Litera

La iglesia de San Esteban de Litera se consagró en el año 1450, reformándose posteriormente según el patrón neoclásico. Dicha reforma añadió sendas naves laterales a la original.
En el interior se conservaron unicamente sus bóvedas estrelladas. Volvió a consagrarse en el 1750.
Su perfil mixtilíneo, singular e inconfundible, lucía pináculos sobre sí.
Carente de campanario, sus campanas se albergaban bajo los dos vanos cegados de la fachada que vemos en la ampliación. Se suman dos óculos sobre el coro que dan luz al templo.
El entablamento hecho en piedra caliza se halla incompleto, según las marcas que vemos alrededor de la hornacina.

La base del edificio es de piedra sillar de yeso, siendo su continuación el ladrillo macizo colocado a tizón.

Vistas del interior.

Vemos aquí dos de sus bóvedas y la del ábside, donde se abrieron también sendos óculos.

En la nave de la epístola pueden verse estas dos pinturas neoclásicas, muy oscurecidas, comparadas en estilo con las obras de Francisco Bayeu.

Las naves laterales se cubrieron con cúpulas de yesería gallonada, su juego de luces en días soleados es muy hermoso; su estado, de vergüenza ajena.

La nave del evangelio presenta los pilares de su lado externo sin enlucido alguno. La humedad y el salitre dan una imagen deplorable.

La otra nave presenta un aspecto algo mejor, pero lejos de ser satisfactorio.

Puede apreciarse en la imagen el deterioro de las pilastras. Las lámparas con su diseño de medievalismo trasnochado, tampoco ayudan mucho.

La zona del altar es lo más pulido.

A la vista está el notable deterioro de esta bonita y singular iglesia. Parece ser que de la venta de la casa parroquial anexa, que se materializó en el 2008, según se constata en la XI Sesión Plenaria de la diócesis Barbastro-Monzón, no revirtió en el templo.
No puedo por menos que recomendar la visita a pesar de su lamentable estado, sus bóvedas estrelladas y sus cúpulas merecen la pena verse.