martes, 8 de enero de 2013

Nadie en Torre Baró

Torre Baró es un despoblado ribagorzano que me ha sorprendido, y es que da la sensación de que "alguien" luchó en los últimos años de su devenir para reparar cubiertas y llevar la electricidad a las casas.
El pueblo se divide en dos, una parte alta que parece ser para acomodo del ganado y donde se hallaba la era y una baja donde está la iglesia y el centro del núcleo.
Poco antes de llegar se encuentra este pilaret semidestruido a la orilla del camino.

Aquí vemos las construcciones de la parte alta.

Dentro de uno de los cubiertos se encuentra esta aventadora.

Desde arriba vemos el pueblo, su calle única de entrada desembocaba en una plaza centrada por el horno.

Aquí vemos como se reparó la cubierta en este bloque que agrupa a tres grandes casas.

Y aquí el poste de electricidad a la entrada del pueblo.

A nuestra derecha queda la iglesia, románica en sus inicios fue muy reformada posteriormente.

Un atrio con óculo en su frente cubre la entrada.

Posée dos capillas laterales y una sacristía adosada al lado norte del ábside.

Esta es su sencilla entrada.

En el ábside y en una de las capillas se conservan ciertas pinturas modernas. El ara esta desaparecida.

Existe un pequeño coro donde vemos un vano.

Y en su sacristía este lavamanos de losa monolítica con desagüe al exterior.

Junto a la sacristía perviven varias cruces en un pequeño camposanto tomado por la maleza.

En el exterior de su ábside, en la zona que parece ser la más antigua del templo se aprecia otro vano aunque está colmado.

La primera casa que  hallo es realmente imponente, muestra la entrada del palomar en su última planta y restos de un gran balcón.

Esta imagen de la caja donde debiera ir el contador y la acometida junto a la entrada se repite en todas las casas. 
Así como las reparaciones que ya mencioné de las cubiertas, que parecen haber sido hechas hace escasas décadas.
Esta es la caseta del horno, a su derecha el bloque de casas y a su izquierda la calle única se bordea de corrales y establos.
Esta es una de las casas del bloque, el interior de las mismas está bastante derruido, muestran algunas ventanas de asiento.
Esta otra se situa al lado izquierdo junto a los corrales, se ve en su fachada el cable eléctrico que nunca llegó a entrar.

Hay gran cantidad de jaulas y atalajes de bestias de tiro.

Un porche empedrado cubría las entradas de las casas del bloque central.

Desde la puerta de una de éllas se ven los depósitos de aceite con su tapa. En las plantas de habitación no se ve excesivo lujo, incluso en las de las casas más grandes. 
La calle desemboca en una casa sobre cuyo dintel se lée la fecha de 1910, sin embargo, toma elementos de una colindante mucho más antiguos.

El ventanal inferior, en cuyo dintel hay una cruz grabada, se ha tomado de la casa colindante, así como parte de los bloques que la constituyen, principalmente los de la esquina.
Y es que la casa colindante tenía la entrada más grande de todo el pueblo, de la que unicamente restan parte de sus jambas. En su solar se habilitaron pequeños corrales.

De la gran casa que ocupaba este solar queda una pared adosada a la adyacente.

De los bajos de aquella casa se conservó cierta estancia abovedada a la que la ruína convirtió en subterránea. Su acceso está parcialmente oculto por la vegetación.

Dentro se halla este molino "de sangre".

Vemos la entrada y la bóveda bajo estas líneas.

Vemos aquí el lado externo con un vano aspillerado.

El abandono es total en el pueblo, (no se fíen de la apariencia externa, por dentro las casas están a pique) a pesar de que como ya he dicho muestra las trazas de haber recibido un último impulso a su continuidad hace no demasiado. Un impulso que se revela en las reparaciones de varias casas y en la pre-electrificación.
Un impulso al fin, vano.

6 comentarios:

Corvus Corax dijo...

que lástima de pérdida!! la ermita, la bodega, el molino, la aventadora, la arquitectura popular... una pena. que vergüenza!!

Syr dijo...

Otra muestra de ese románico inaccesible e ignorado que, sólo, a través de tus correrías podemos disfrutar.Este, tomado y protegido por la naturaleza como buscando recuperar su espacio perdido. Casi como esos intentos "vanos" de algun sentimental que intenta imponer sus sueños a la realidad

Magnífico, Rivi. Pero... ¿ que es un molino de sangre?

Un abrazo

Rubén Oliver dijo...

Corvus: el acceso está asfaltado y llega la electricidad como puedes ver, pero nada fue bastante.
Syr: se le llama "de sangre" cuando el molino es movido por una bestia. Dado lo reducido del local, donde a duras penas cabría un borriquillo, pienso que era movido por personas. El local revela que la producción no era muy notable.
Gracias por vuestros comentarios.
Abrazos.

lilithduerme dijo...

buen reportaje!!

Esca dijo...

Pero Riviere,¿cuantos Sin Nadie hay por esos lares?
Joer, con lo que me gustan a mi los despoblados,
Un saludo Esca

quique dijo...

Yo hace ¿10? ¿15 años ? intenté acercarme, y me encontré la pista de acceso al pueblo vallada, y como me dio la impresión de que había perros, preferí no arriesgarme y me fui sin verlo. Igual coincidió con ese intento de restauración.